¡Nuevo informe de optimización Slim & Fit disponible! Descúbrelo ahora

Leptina y la pérdida de grasa corporal

Comparte este artículo

Las hormonas son las encargadas del correcto funcionamiento del organismo. Conocer su estructura, funcionamiento e importancia clínica, es esencial para mantener el equilibrio del cuerpo humano. 

Para que puedas conocer en profundidad las hormonas del cuerpo humano, en Epixlife hemos creado la sección Conoce tus hormonas en la que podrás aprender sobre estas sustancias químicas mensajeras producidas por las glándulas, encargadas de regular los niveles de concentración, el crecimiento, la vida sexual, el desarrollo y el equilibrio interno, entre otros.

En el blog de hoy queremos hablar acerca de la Leptina, una hormona considerada importante en el desarrollo de la obesidad, pues influye en la ingesta y en el gasto energético.

¡Sigue leyendo y descubre todo lo que necesitas saber sobre esta hormona!

¿Qué es la Leptina y cuál es su funcionamiento?

La leptina es una es una adipoquina producida en gran medida por los adipocitos o células grasas. Esta hormona se encarga de la regulación del apetito, influyendo en el porcentaje de grasa corporal en el organismo. De esta manera, si la grasa almacenada en los adipocitos aumenta, se produce una liberación de leptina en sangre. Esta liberación envía un mensaje al hipotálamo para que éste, active el sistema endocrino con tal de reducir el apetito.

Su secreción oscila en intervalos regulares de tiempo, y sus ciclos de concentración dependen de otras hormonas, como la insulina, además de la nutrición.

La importancia clínica de la leptina

Las concentraciones de leptina que presentamos pueden variar según la edad, el sexo —la concentración es dos a tres veces mayor en las mujeres que en los hombres—, la cantidad de calorías que consumimos, la cantidad de grasa que poseemos o nuestra genética.

En casos muy extraños donde existe una mutación en el gen de la leptina —sólo ha ocurrido en unas 30 o 40 familias alrededor del mundo desde 1997— puede ocurrir una obesidad severa, pues se presenta hiperfagia, una condición en donde la persona tiene un hambre excesiva e incontrolada sin preferencias por ningún alimento en particular. 

La hiperfagia no es el tipo de hambre de “comí mucho en navidad”, es una condición particular, anormal y exagerada en donde la familia tiene que recurrir a acciones como poner candados en los refrigeradores para impedir que la persona se coma todo lo que hay dentro. 

Cuando esta mutación sucede, si se inyecta leptina a los pacientes la hiperfagia desaparece y comienzan a perder peso, pero en las personas donde el sistema de leptina funciona de manera regular, no existe ningún cambio en la conducta alimentaria al inyectarla. Es por ello que, inyectar leptina no es la solución soñada para bajar peso de manera sencilla, pero ha permitido conocer mucho sobre la manera en que el hambre, el apetito y la ganancia de peso o pérdida de peso funcionan.

Cómo equilibrar la Leptina

Como se ha visto, las concentraciones de leptina varían en el tiempo en función de varios factores. Sin embargo, siempre podemos ayudar a nuestro organismo a mantener un equilibrio hormonal óptimo para llevar una vida saludable

Equilibrar la leptina en el organismo es esencial para activar la sensibilidad hacia esta hormona, haciendo que el organismo responsa correctamente a su señal.

Tres consejos para activar la sensibilidad a la leptina

  1. Evita los hidratos de carbono simples y refinados, pues estos nutrientes debido a su descomposición aumentan los niveles de insulina. Ingerir alimentos de este tipo de manera recurrente puede generar una resistencia de tu organismo a la insulina, lo cual interfiere directamente en la producción de leptina.
  1. Realiza actividad física para reducir la liberación de cortisol. El cortisol es una hormona esteroidea que se libera ante situaciones de estrés y que reduce los niveles de leptina, favoreciendo la resistencia a la insulina. Practicar deporte hará que tus niveles de estrés se equilibren y se mejore la producción de leptina.
  1. Conoce si tienes alguna sensibilidad alimentaria. Cada cuerpo absorbe los nutrientes de una manera determinada, incluso un mismo cuerpo reacciona a la asimilación de los nutrientes de manera distinta cada 90 días. En este sentido, puede que existan algunos alimentos que estén haciendo que tu producción de leptina no sea equilibrada. Conocer cómo trabaja tu organismo ayudará a optimizar tu salud y bienestar. 

¿Quieres conocer más acerca de la epigenética? Visita nuestro blog y descubre cómo implementar la innovación en tu consulta con la bioinformación de tus pacientes.

Otros artículos